Bhleg: Solarmegin


Bhleg - Solarmegin
Nombre del disco: Solarmegin
País de procedencia: Sweden
Tipo de edición: CD
Género: Black Metal
Año: 2018
Nota: 7.50
Fecha de la crítica: Martes 20.02.18
Comparte este enlace en: Separator

Reseñado por: Mariano G.

Sin público no habría artistas y, aunque estos dependan de aquellos para que la expresión de su pensamiento y sentimientos no muera en el vacío, el artista no tiene la obligación de agradarnos, tiene una deuda consigo mismo, el de mostrarse, el de comunicar su arte, el de testamentarse, labrándose así un legado. El artista tiene una deuda con la inmortalidad, eso lo impulsa y si su obra halla eco en un público, mejor. Bhleg, dúo sueco, nos trae un disco doble, donde, según un comunicado del sello Nordvis ha volcado “cuatro años de meditación antigua y adoración solar”. Me animo a decir que estamos ante un disco conceptual donde el sol tiene no poco que ver, y eso se intuye al ver la misteriosa portada. A modo de resumen, podría decir cuánto sigue acerca de este lanzamiento:

Hay quienes componen canciones largas y quienes alargan canciones. De seguro los de Bhleg están en una guerra entre ir a lo preciso y concreto, reduciendo las canciones a su esencia, o recrear paisajes sonoros por medio de segmentos o piezas contemplativas y repetitivas. “Solarmegin” va de todo esto y más. La verdad que los 98 minutos del disco se hacen duros de escuchar de un tirón y no es que derroche multitud de detalles o que posea una barroca galería de elementos por descifrar, no es música abstracta. La fórmula de su Black Metal con elementos folk, se repite tema tras tema con gran acierto en unos y en otros cayendo en la mera redundancia. Su propuesta es bastante plana, aunque emotiva en momentos puntuales. Temas que poseen variaciones no muy pronunciadas a lo largo de sus abultados minutajes. La guitarra acústica que condimenta los temas a lo largo del disco no le proveen la variedad suficiente a su sonido, no lo salvan de la monotonita…Pero los de Bhelg no existen para a agradarme. Es una banda que ha plasmado su arte en este disco y merece todo el respeto del universo.

“Alvstråle” inicia el álbum con un zumbido inquietante y aves de fondo. La guitarra acústica y la percusión tribal (me da curiosidad el saber que instrumento es) completan esta intro. La melodía me recuerda bastante a “Twilight Innocence” de Novembers Doom. Artesanal es término que define bien a esta canción (y al disco, en especial, en momentos donde el Metal está ausente).

“Sunnanljus”, single que sirvió de adelanto, representa bien a gran parte de este disco. Posee un riff repetitivo pero efectivo, y en el estribillo unas voces limpias dan toque ritual al conjunto. “Alyr – helgedomen”, recuerda a los Dark Funeral más lentos y melódicos (véase “Atrium Regina” o “My funeral”). En “Gudomlig grönska” la voz se torna más grave, pero sin llegar al death metal. Destaca la ejecución del bajo. “Alstrande sol”, no se aleja de los elementos constitutivos del álbum. La voz suena sepultada bajo los instrumentos. La estructura de la canción me recuerda al “Entering the faustian souls” de los primeros y blackers Behemoth, pero con una distorsión menos afilada. “Livslågans flammande sken”, acústica y con coros a lo Isengard.

“Kraftsång till sunna”, da inicio al segundo CD. Sigue en la tónica de los anteriores temas, vuelven los momentos ritual. Un inicio con violín marca la entrada de “Hymn till skymningen”. La intro, bastante extensa, culmina con la explosión de un riff similar al de “Ea, lord of the depth” de Burzum. Una extensa parte donde una voz calmada recita un texto pone fin a la canción. “Skuggspel”, es el momento ambient del disco, tema hecho a base de sintetizadores. “Solvagnens flykt”, conectado con el interludio anterior, aprovecha la melodía del teclado, melodía 100% Burzum etapa carcelaria. “Kärleksrit” posee un ritmo acelerado en casi toda la canción, en algunos momentos la voz posee un efecto particular que no sé si es adrede o no y es el del susurro, algo que pudo escucharse más de una vez en la re-grabación de Burzum “From the Depth of Darkness”. “Frö (Växtlighetens fader)”, con sus 11 minutos de duración, nos trae la faceta más folk del disco. “Solens ankomst”, último track del álbum, inicia con un extraño instrumento parecido a un cuerno. Vuelve el ambiente ritual. Parece una danza aborigen, algo que podría encajar bien en el soundtrack de películas como Apocalypto.

Un disco, sin dudas, muy personal, pero no por ello innovador. Y es que nadie está obligado a innovar, ¿o sí? Cierto escritor dijo: “tu obra debe ser tal como la soñaste”. Espero que este disco sea el que ellos soñaron.


Títulos: 

Disco 1:
1. Alvstråle
2. Sunnanljus
3. Alyr - helgedomen
4. Gudomlig grönska
5. Alstrande sol
6. Livslågans flammande sken
7. Kraftsång till sunna

Disco 2:
1. Hymn till skymningen
2. Skuggspel
3. Solvagnens flykt
4. Kärleksrit
5. Frö (Växtlighetens fader)
6. Solens ankomst

Formación: 

Ludvig Andersson - Bajo, voces
Simon Johansson - Guitarras, teclado, voces


ÚLTIMAS CRÍTICAS

Aeternus - Heathen
  Aeternus - Heathen
  Dark Essence Records
  7.30/10
Thy Antichrist - Wrath of the Beast
  Thy Antichrist - Wrath of the Beast
  Napalm Records
  8.00/10
Cast the Stone - Empyrean Atrophy
  Cast the Stone - Empyrean Atrophy
  Agonia Records
  8.00/10
Carnation - Chapel of Abhorrence
  Carnation - Chapel of Abhorrence
  Season of Mist
  8.00/10
Slidhr - The Futile Fires of Man
  Slidhr - The Futile Fires of Man
  Ván Records
  8.00/10
Abhorrent Deformity - Slaughter Monolith
  Abhorrent Deformity - Slaughter Monolith
  Comatose Music
  6.50/10
Krisiun - Scourge of the Enthroned
  Krisiun - Scourge of the Enthroned
  Century Media Records
  9.00/10
Ad Occultus - Lust. Hate. Noise.
  Ad Occultus - Lust. Hate. Noise.
  Autoeditado
  8.50/10

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2018 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.