VALLENFYRE + Foscor + Chaos Before Gea + The Hum


VALLENFYRE + Foscor + Chaos Before Gea + The Hum
  Sitio: Sala Eventual Music, Málaga
  Fecha: Friday 30.01.15
  Fecha de la publicación: Domingo 08.02.15
   Organizador: Third Eye Society

  Reseñado por: Luís T.

Comparte este enlace en: Separator

Splinters Over Europe Tour 2015 se presenta como la gira oficial del super-grupo (definición que viene a decir que una banda está formada por integrantes más que talluditos) Vallenfyre, quienes estuvieron siempre acompañados por los catalanes Foscor y por bandas autóctonas. La ciudad de Málaga nos volvía a ofrecer un grandísimo evento de música extrema, y la cita era obligada pese a las inclemencias, puntuales, del tiempo.

Aproximadamente a las 22:00 horas abrían la muestra sonora los malagueños The Hum con un Hardcore muy técnico y agitado, ciertos chascarrillos agradecidos y un Death Melódico progresivo, recordando a lo que podría ser un embrutecido Mathcore. La puesta en escena sobresaliente, una fiesta enfermiza de músicos “ebrios” que saben a la perfección lo que hacen. Sonido bien balanceado, contundente y en conclusión, buena impresión la que dejaron a los seguidores con un setlist no demasiado extenso extraído de su álbum debut “Cryptid”.

Era el turno de Chaos Before Gea. Al igual que The Hum, desconocía por completo la historia de estos malagueños. Con un estilo de similar composición al de sus predecesores, y un sonido igualmente atronador pero con una actuación más sobria, Chaos Before Gea dejó claro que son una banda con trayectoria y un amplio bagaje sobre el escenario. Temas extraídos de su último álbum “Erebo” y de futuras entregas dieron forma a gran parte de su actuación. Sus músicos no nos dejaron indiferentes. Su estilo, Hardcore, Metalcore, algo de Brutal… no presentaba fisuras, y la actuación aquella noche, salvo por problemas técnicos, fue sobresaliente.

Reconozco que el leitmotiv de mi asistencia a este evento fueron los catalanes Foscor tras seguir su carrera y verlos allá por el 2010, año en el que pasaron por la capital andaluza. Este desplazamiento, junto a otros, fue el desencadenante de una reflexión pública por parte de sus miembros. Presentaban su último trabajo hasta la fecha, “Groans to the Guilty” y venían junto con otra de las grandes bandas del momento, Vidres a la Sang –quienes también participaron en el posterior comunicado-, todo completamente autofinanciado. Aquella noche la respuesta de muchos de aquellos que se consideraban seguidores del Metal extremo fue lamentable. Apenas 35 personas nos encontrábamos allí, presenciando la actuación de una de las más grandes formaciones que ha dado este país, y no era época de crisis ni de escusas, era época de auge cuantitativo y cualitativo y sí, de mucha farándula. Pero la música extrema es minoritaria, y los auténticos seguidores son una minoría aún mayor.

Cinco años después y tras este baúl de los recuerdos –Karina ha aportado más de lo que pensamos-, Foscor vuelve por tierras andaluzas y con una respuesta por parte del público bien distinta. El circuito extremo andaluz se ha ido trasladando de Sevilla a Málaga pasando por Granada, movimiento migratorio que hace pensar que lo de aquella noche no coincidió con la mejor época. Al margen de este hecho, y claro está que la actuación de Vallenfyre fue el principal incentivo, aquella noche la sala se encontraba con un nivel de asistencia elevado (para lo que estamos por aquí acostumbrados).

Presentando “Those Horrors Wither” y con la baja de Falke debido a una lesión, Foscor nos iba a deleitar por segunda noche de auténtica oscuridad. Fiar, Nechrist, A.M. y Chiri de la banda Humash como sustituto, mostraron estandartes con la portada de su último disco, diseñada por Manuel Tinnemans de Comawors. Con un sonido decente para lo que puede dar la sala Eventual Music (tomo de referencia el pasado V SOUTHBANGERS FEST con Condor y Maniac a la cabeza), empezaban a sonar las primeras notas de “Whirl of Dread” continuando con “Addiction” y “Senescència”, temas de su último trabajo “Those Horrors Wither”.

Mucho tiempo ha pasado desde “Groans to the Guilty” y la evolución unida a la madurez de sus integrantes es más que evidente. Con una progresión enorme en las composiciones, empañada en ocasiones por la acústica y ecualización del evento, Foscor se adentraba en cada nota por terrenos de complejidad y lucidez equiparable a Code, a los lejanos Ved Buens Ende o unos más actuales Deaths Spell Omega, pasando por los sonidos "abiertos" de Enslaved, y dejando a un lado sus influencias de Katatonia, muy presentes en “Groans to the Guilty” y sobre todo en “The Smile of the Sad Ones”.

Atmósferas y voces limpias no mostraban factura después de tantos kilómetros, narrativas conclusas que hacían enmudecer a los presentes y arpegios envolventes dejaban claro sus acercamientos a los terrenos del Post. Para los que hemos seguido desde sus inicios a estos catalanes, escuchar ese comienzo de “Groans to the Guilty” y los acordes de “Searching a Seal of Pain (The Beauty)” nos hacía volver la mirada atrás y recordar ese oscuro y psicotrópico trailer presentación de “Groans to the Guilty”. Pasando por “The Smile of the Sad Ones” y “Graceful Pandora”, ahora con un vivo recuerdo de su último videoclip oficial, se completaba el setlist sobresaliente de Foscor. La base sólida, agresiva y técnica tras los parches y unas guitarras con suplencia acertada, cerraban lo que fue una actuación inolvidable, únicamente empañada por un sonido que no hacía justicia y un escaso tiempo de actuación ajeno a la banda.

Llegaba el turno de Vallenfyre y la presentación de su último trabajo “Splinters”, motivo de este festivo evento. El británico Gregor Mackintosh de Paradise Lost a las voces junto con Hamish Hamilton Glencross de My Dying Bride a las guitarras, nos ofrecieron una noche de auténtico y clásico Death Doom, sin aditivos ni apuestas arriesgadas, una base pre-establecida sobre la que trabajar y aportar lo que ellos ya sabían hacer desde los albores del Metal extremo. En el lugar de Adrian Erlandsson (At The Gates, Paradise Lost) y sus parches, nos encontraríamos a un joven e imberbe finlandés objetivo de ciertas discusiones entre presentes. Y fue cuando todo el potencial de la sala aumentó exponencialmente.

Entraba el grupo cabeza de cartel, la maquinaria sonora de la sala empezaba a funcionar a pleno rendimiento. Con agradecimientos a los allí presentes, comentarios clásicos de ese extranjero con playeras hacia la ciudad de Málaga e ¿Ibiza?, alusiones como buen “metalhead” a la cerveza y unos buenos gruñidos, las brutales ondas sonoras empezaron a tirar las chapas bien engarzadas de la sala. “Scabs” nos rememoraba la mejor etapa de My Dying Bride o Paradise Lost, pero fue efímero el sentimiento puesto que el Death Metal nos pasó por encima sin avisar, era el turno de Entombed, Dismember o Carcass. Continuaron con “The Divine Have Fled”, “Odious Bliss”, “Cathedrals of Dread”, “Dragged to Gehenna” y “A Thousand Martyrs”, entre otra retahíla, con pausas para que el señor Mackintosh nos deleitase con sus irónicas reflexiones. Temas como “Berets” nos hicieron entrar en un trance “soporífero”, My Dying Bride entraba de nuevo a escena… Celtic Frost o los posteriores Tryptykon también llegaron… “Cattle”, “Desecration”, y “Splinters” cerraban una actuación de hora y media aproximada con un público entregado, en muchos casos, desconociendo lo que miembros de sus bandas favoritas desde la adolescencia nos iban a ofrecer, y con un sabor agradable tras terminar.

Una noche irrepetible de grandes músicos, encuentros y reencuentros.

Para último, agradecer a Third Eye Society su colaboración y los pases proporcionados.



Separator

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2018 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.