Ulcerate con Wormed, Solace of Requiem, Gigan y Départe


Crónica de Ulcerate con Wormed, Solace of Requiem, Gigan y Départe
  Sitio: Sala Caracol, Madrid
  Fecha: Sunday 30.11.14
  Fecha de la publicación: Martes 09.12.14
   Organizador: Doomstar bookings

  Reseñado por: Alejandro C.

Comparte este enlace en: Separator

Sentía sin duda curiosidad por vivir la experiencia de asistir a un concierto un Domingo a las 6 de la tarde; francamente, una hora y un día teóricamente bastante alejados de lo habitual, así que allí que nos fuimos a cubrir el evento, que iba a contar con 5 bandas y que se gestaría en una de las mejores salas de conciertos de la capital, especialmente en lo que se refiere a sonido. 

Detalle que siempre me gustó de la sala es la colocación de un telón frente al escenario mientras las bandas ultiman detalles, que no abre hasta que comienzan a sonar los primeros acordes; de esta manera comenzaría su actuación Départe, que venían desde Tasmania (Australia) a presentarnos su exquisito Post Metal. Francamente, se hizo corta la media hora con la que contaron para desplegar su música; intensidad, emotividad, contundencia, agonía…todo ello se vio reflejado en las composiciones de este quintento, que caldearon muy bien el ambiente, con apenas 30 personas en la sala, pero que aquellos que gozamos de su actuación nos sentimos privilegiados y descubrimos a una banda excelente.

Acto seguido, tras los cambios de backline pertinentes, subirían al escenario Gigan, que venían desde USA y con la cual la concurrencia fliparía de lo lindo, en un doble sentido, puesto que se trata de una banda que, aparentemente a través del caos, hacen un despliegue de brutalidad y locura extremos a más no poder. A mí me convencieron, aunque particularmente escoja otras opciones que también emplean este recurso.  Mucha técnica y mucho desenfreno, y esto hizo que más de uno se llevase las manos a la cabeza, quizás el jugar en ocasiones con melodías o tempos más lentos hiciese su música más dinámica., ya que si hubiesen tocado durante más de 30 minutos, quizás se hubiesen hecho demasiado densos. 
 

Los terceros en subir a la palestra fueron Solace Of Requiem, que fue en mi opinión la banda más “floja” del evento, quizás los más “clásicos”, ya que si bien todas las bandas del cartel de esta noche ofrecían ligeras pinceladas de innovación en cuanto a sonido, estos americanos hacían el típico Death Metal tan propio de Florida. Jugaban un poco con el Black Metal, pero a mí me sonaron a eso, a Death Metal americano de toda la vida, lo que estuvo muy bien, el simulacro de estar viendo a una banda con herencia absoluta de Morbid Angel, pero en cuanto a sorpresa no encontramos ninguna. Otra media hora para este cuarteto, que pasó con más pena que gloria.

 

Llegados a este punto de la tarde se empezó a palpar en el ambiente la expectación que generaban las 2 bandas que quedaban por descargar. Mayor asistencia de público y ahí estaban Wormed sobre el escenario, demostrando que todos los elogios se les quedan cortos, el por qué a día de hoy son una de las mejores bandas de Brutal Death no sólo a nivel estatal, si no internacional, logrando posicionarse en el lugar que les corresponde y dando buena cuenta de ello. Profesionalidad, técnica perfecta, humildad… todo lo cual contribuye a un excelente directo que refleja a la perfección que lo que nos muestran en sus discos no es un espejismo. Francamente uno de los mejores directos que pueden verse en la actualidad, con el añadido extra de que se trata de una banda que ha sabido desmarcarse de tópicos del género, empleando sampleos y elementos que los hacen innovar a la par que reflejar a la perfección la ficción de sus letras. Sobresalientes.

Algo más de tiempo fue necesario para preparar el backline de los cabezas de cartel.  Pero cuando llegó el momento, la Sala Caracol comenzó a entrar en un climax cual ritual lisérgico donde todos los presentes quedaron embaucados con la música del trío Ulcerate. Honestamente, se necesita tiempo para penetrar en el mundo de estos neozelandeses, su música es densa, oscura, no es apta para gente  que busca una respuesta rápida o una melodía fácil, pero cuando uno se sumerje en su mundo puedo asegurar que pocas veces una banda consigue transmitir las sensaciones que  ellos transmiten, dejando al oyente absorto, prendado por completo de la magnificencia de su arte.

El escenario se cubría de oscuridad, de niebla, y el trío daba un repaso bastante correcto de su extensa discografía, sin trucos, sin aditivos, sólo una formación básica que ha puesto patas arriba la manera que hasta ahora entendíamos de hacer Death Metal, con esas disonancias, esas desarmonías…y un batería con una técnica envidiable, jugando con elementos del jazz y el funk, con una precisión milimétrica que no falló ni un solo golpe, totalmente concentrado en su hacer, así como el resto de sus compañeros, que por momentos debieron de olvidarse del público que tenían delante y entraban en trance dejándose seducir por sus notas. Esa noche Ulcerate demostraron que el futuro del Death Metal se encuentra en parte en sus manos, y dieron uno de los mejores espectáculos artísticos a los cuales un mortal puede asistir, poniendo así el broche de oro a una tarde-noche de Death Metal pletórica.



Separator

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2018 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.