Tons Of Rock 2017 (Sábado 24)


Tons of Rock 2017
  Sitio: Halden, Noruega
  Fecha: Saturday 24.06.17
  Fecha de la publicación: Jueves 13.07.17
   Organizador: Tons of Rock 2017

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

El sábado amanece con un tiempo espectacular, aunque ligeramente frío y un sol que invita a pasarlo bien y disfrutar del festival. Tercer y último día de Tons Of Rock, aunque para mi sea el segundo. Aproveché al máximo la cama y decidí acudir algo más tarde al evento, del cual habían avisado del cierre de uno de los tres escenarios y reorganización de las bandas y horarios, dejando a dos grupos en la calle para hacer hueco a todos.

Llegué algo tarde, directamente a ver a los noruegos Virus ante un público paupérrimo, ya que la gran masa sin buen gusto ni criterio alguno, decidieron acudir en manada a ver un grupo de tributo a AC/DC, unos tales Airbourne. El concierto de Virus fue de lo mejor que he visto en tiempo en cuanto a calidad como músicos, si bien supongo que a estas alturas sabréis que no es el género que más disfruto, aunque tenga gustos muy eclécticos. Creo que es uno de esos grupos que podría ver una y otra vez sin llegar a aburrirme. Al terminar su concierto aún tenía veinte minutos muertos así que fui a ver a los australianos desde la lejanía, que aún seguían tocando y haciendo su show milimétrico que hacen siempre y que hemos podido ver una y mil veces en fotos o videos. Que si abrir una cerveza y echarla al aire, los saltitos, tirarse al público… incluido el mismo pantalón para todos los conciertos. Muy original todo, claro que sí. La gente se lo pasó bien y disfrutó, pero yo estaba muy amargado pensando en si queda originalidad o todos se han vuelto tan previsibles sin margen a la improvisación.

Necesitaba alegrarme un poco y gracias a Sodom lo conseguí. Primera vez que veo a esta mítica banda, a quienes aún no me había perdonado a mí mismo perdérmelos el día que tocaron en un festival en mi pueblo en el 2006. Me los perdí por el imperdonable motivo de estar cortándome el pelo en una peluquería para señoras mayores. Si es que ¿a qué genio se les ocurre ponerles a primera hora de la tarde antes que los cachos de mierda de Hamlet? Ni que decir, que a pesar de estar en edad ya avanzada siguen dándole con velocidad y agresividad, lo cual siempre gusta. Muy buen concierto.

Tras los germanos llegó el turno para Satyricon en el escenario principal. Ni es mi estilo de Black Metal, ni de música en general, pero me lo pasé como un enano cabezón al igual que el resto del público, ya que había gran expectación por verles. No me voy a sentar a escucharles en casa, pero si tengo la oportunidad de volver a verles, pago gustosamente. Mención a la maquina humana que es Frost en la batería, le he preferido mucho más en directo con este grupo que el par de veces que le he visto con 1349.

Enslaved fue el siguiente grupo, empezaron el concierto con una canción bastante calmada de diez minutazos que pudo aburrir a bastantes, pero remontó con Ethica Odini. Francamente, tengo mejor recuerdo de ellos en aquel concierto celebrando sus 25 años de carrera, en un ambiente más distendido donde se pusieron tibios bebiendo mientras tocaban las canciones de sus primeros discos. Aquello sí que fue algo masivo, tanto que verles en esta situación me resultó muy descafeinado. Pero me gustó y lo disfruté, obviamente.

Tras Enslaved fui un rato a ver Five Finger Death Punch, que francamente ni se porqué me molesto en escribir sobre ellos. No merecen nuestro tiempo. Eso sí, muchos festivaleros con sus camisetas. Y como todo el mundo estaba viendo esa mierda, comenzó Taake y estaba sólo yo y nadie más que yo sacando fotos en la primera canción, hasta que llegó la maldita horda de fotógrafos chupis que se dedicaban a sacarse fotos los unos a los otros. Esta gente es un cáncer, os lo digo yo que también lo soy. Taake fue sencillamente brutal, y desde que Hoest se pilló aquella chuza descomunal con Gorgoroth en Netherlands Deathfest parece que está dejando de beber, al menos cuando sale a cantar. Así que el asunto se ha vuelto algo más serio, quizás algo más aburrido también, pero igualmente descomunal. Menudo directazo señores, en cuanto me echaron del foso para las fotos, escondí la cámara bajo el escenario y me fui derecho a comprar dos cervezas y al mismísimo centro del meollo a disfrutar como un enano. Creo que no me metía en las primeras filas en conciertos grandes desde hace tanto que ni recuerdo la última vez. En esta ocasión tuvieron a Jontho de Ragnarok colaborando en un par de temas, lo cual fue épico, y por primera vez de todas las que les he visto, usaron por fin el banjo para Myr. Uno de los mejores conciertos del festival, aunque muy corto y como siempre gran directo de este grupo. Vedles.

Como esos tales Five Finger Death Punch seguían tocando, lo cual me pareció indignante, tuve que calmar mi ira y aburrimiento con cervezas y hacer tiempo para ver a unos tales Amaranthe. Que ni idea quienes son, ahí había dos cantantes masculinos y una cantante femenina totalmente sexy a la par que elegante, y muy sugerente, con una voz aterciopelada que intercalaba con grititos. Este tipo de grupos tienen un seguimiento masivo y gracias a mi ignorancia no consigo averiguar el porqué. Dejémoslo aquí.

Los suecos Sabaton tuvieron el honor de ser la figura que cerrase el festival, con un seguimiento masivo por parte del público y mucha gente disfrazada de militares clásicos suecos. El ambiente en si fue increíble, muy bonito todo, aunque como digo siempre, la música ni me va ni me viene, pero al final no todo se reduce a esto. Lo que sí que no entendí es porqué narices tienen una canción sobre samuráis, que suena totalmente infantil y ridícula. Mención especial al grupo de gente que salió al escenario vestidos de militares suecos clásicos a disparar unas salvas rodeados de banderas suecas. ¡Cuánto patriotismo! Para que luego tengan el país patas arriba e invadido gracias a la invasión islámica… En fin, dejen soñar a los vecinos tontos de los daneses y noruegos. Acabó la noche e iba tan perdido, que me encontré al cantante con su mujer y esta nos sacó una foto, mirad si soy cabezón que este hombre me deja como un simple llavero.

Hasta aquí la crónica de Tons Of Rock.  ¿volveré? Quien sabe, depende del cartel que monten para el año que viene, pero no soy muy fan de los festivales al aire libre, masivos, patrocinados por bebidas energéticas y con norias. No es mi rollo, personalmente me siento más cómodo en el underground.

Puedes ver el álbum entero de fotos del evento en Tales From The Frontline.

Desde Tales From The Frontline & Friedhof Magazine agradecemos a la organización del Tons of Rock 2017 el habernos facilitado la labor como medio acreditado.



Separator

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2017 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.