Steelfest Open Air Festival 2019 (Viernes 17)


Steelfest Open Air 2019
  Sitio: Valvilla Wool Mill Museum, Hyvinkää - Finlandia
  Fecha: Friday 17.05.19
  Fecha de la publicación: Saturday 25.05.19

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

¿Qué? ¿Cómo? ¿Qué no estuviste en Steelfest Open Air? ¿De verdad te atreviste a perderte a Marduk tocando Panzer Division, la vuelta de Nargaroth o el desfase lisérgico de Mysticum? Pues adivina que, no pasa nada porque te voy a contar con pelos y señales todo lo que vi en mi tercer viaje a Hyvinkää.

comenzaré el relato de un road trip que se las prometía y terminó siendo una especie de odisea bastante extraña y graciosa ahora que lo pienso a toro pasado. Decidme que os de un consejo muy valioso desde alguien que ha estado cogiendo vuelos de forma mensual durante un par de años: a los aeropuertos hay que llegar con tiempo, en la mayoría de los casos a horas en las que debería estar prohibido por ley estar fuera de la cama y en las que las calles ni si quiera están aún puestas. Esto puede implicar que vayamos sin descansar y dormir las horas que el cuerpo pida y puede desencadenar en que el motor este en marcha, pero no haya nadie al volante durante unas cuantas horas. En estas situaciones de tener luz en casa y no haber nadie dentro es cuando he tenido los mayores despistes y más absurdos de mi vida. A saber, he perdido desde el pasaporte, un vuelo, mucho dinero en efectivo, pero lo de este fin de semana ha sido la gota que ha colmado el vaso al salir del tren que me llevaba a Hyvinkää dejándome la maleta olvidada. Un buen bulto de un color extravagante que resulta imposible pasar por alto, pero en mi eterna estupidez lo dejé olvidado con toda mi ropa y el monopodo para grabar videos. Pase un fin de semana experimentando lo que es ser un crust-punk que vive con lo puesto, pero por suerte, este año alquilé una cama en casa de una familia finlandesa para máxima inmersión cultural, con sus tortas de arroz para desayunar, saunas y toda la pesca. Jari y Tia, eternamente agradecido por la ayuda, preocupación y hospitalidad.

Este percance hizo que llegase algo más tarde de lo previsto y que en ese momento no tuviese ya ni ánimos para afrontar el fin de semana que quedaba por delante, pero tras un breve instante de autocompasión tuve la clarividencia de decirme que solo son objetos materiales reemplazables, así que tampoco es un gran problema. Llegué justo al comienzo de los franceses Arkhon Infaustus de quienes fui un fan masivo de su Hell Injection y Filth Cathalist como máximo exponente del black/death brutal francés y sin concesiones de principios de los 2000. No pude si no que alegrarme enormemente con su vuelta diez años después y reactivar la banda con algunos conciertos durante el 2018 que arrojaban luz sobre la posibilidad de verlos algún día, posibilidad que por fin llego a Hyvinkää. No puedo más que elogiar el concierto tan bárbaro que dieron para un público ínfimo bajo un sol que apretaba con ganas, cuarenta y cinco minutos en el cayeron sus clásicos más apabullantes como M33 Constelation o Dead Cunt Maniac en los que me reventaron la cabeza.

Moviéndonos de escenario para ver a Antimatería, de quienes me perdí los primeros quince minutos perdiendo la ocasión de grabarles. El maldito resquemor de la maleta que aún se me comía gran parte de mi atención hizo que ni si quiera prestase atención a uno de los grupos que más elogios se llevo de la gente a la que pregunté con quienes lo habían gozado. Una pena no poder dar parte merecidamente y en profundidad de su black metal finlandés endogámico, profundamente enraizado y retroalimentado con el sonido, estética y presencia sobre el escenario que estilan ahí. La música fue bastante monótona acorde con la inmersión del trance depresivo que produce, repleto de medios tiempos hipnóticos.De nuevo en el escenario principal, el trio brasileño Evil provoco los primeros brazos derechos enhiestos y sieg heils del personal. Esta gente que ha sacado splits con todo dios incluyendo a algunos grupos abiertamente NS tienen una discografía tan larga como los años que llevan editando música, alguna de ella una bazofia como el raw black metal harapiento de sus inicios o genialidades como Ashes Of Old. Hay un poco de todo donde elegir y esta tarde salieron con pasamontañas a dar un recital de odio, bélico y tan directo como para no querer prisioneros en sus filas. O con ellos o contra ellos, y esa tarde todos estuvimos con ellos y su estilo sudamericano de hacer metal, ultrasucio y violento a más no poder que funciona tan bien en directo.

Dejando el final de Evil para sus incondicionales, fui con tiempo para ver la élite del quebecois black metal, unos favoritos personales de esa escena y el único grupo del día por el que tengo autentica devoción. No defraudaron en absoluto los canadienses Monarque imbuyeron en una catarsis colectiva a los asistentes dictando los cancones sobre como debería sonar y ser el directo el black metal. Esta tarde, a pesar de actuar para una audiencia de miles de personas la sensación de ser underground, puro y más crudo que un tartar resaltaba a cada grito del monarca. Los canadienses no venían a tierra europea desde el verano del 2017 y durante aquel año no me cuajo viajar a verlos así que esta espina ya esta fuera y vi junto a toda la audiencia la magia del directo de sus temas más emblemáticos de Fier Heretique & Ad Nauseum y las canciones más refinadas de Lys Noire, reflejos musicales de una oscuridad, nostalgia y desidia que muy pocos grupos son capaces de transmitir. Porque ahí está la cuestión de la música en directo, o bien interpretas tus canciones o transmites el aura y energía que has volcado en ellas. Para eso amigos en el black metal necesitas tener ese toque en la cabeza, una mancha negra y un agujero dentro de ti para sacar esa energía y llenar el escenario con ella. Monarque son de los pocos grupos que mejor capturan la esencia, fuerza cruda y pureza del nihilismo y vacío del black metal. De lo mejor que he visto en mi vida sin duda.

Los franceses Seigneur Voland siguieron con la llama negra del black crudo y antagónico en marcha. Quizás su propuesta y sonido no encajen bajo un solazo de aúpa pero aún así consiguieron atraer a suficiente gente como para llamarlo éxito. De nuevo, brazos derechos en alto haciendo el saludo nancy durante un concierto más bien paradito de este grupo que estuvo en activo en el primer lustro del 2000 y que por algún motivo han vuelto a reactivar la banda para unos cuantos conciertos. Estuvo bien, el sonido fue increíble pero deslució demasiado la actitud de yo pasaba por aquí en un escenario tan grande a plena luz del día.

De vuelta a la oscuridad del escenario indoor, los fineses Vargrav jugando en casa al ser oriundos del propio Hyvinkää y quienes han tenido una promoción bastante tocha por parte del propio festival y sellos asociados; salieron en prime time con su metal sinfónico. Mientras los veía me preguntaba sobre la necesidad de tener dos teclistas en una banda de black metal, quizás algo se me escape porque aún no lo entiendo del todo y este tipo de propuestas musicales es algo que a mi personalmente ni me llena ni me dice nada, dejándome lejos como para emitir un juicio de valor. No obstante, el black sinfonico triunfa con ganas entre el publico finlandés así que el concierto fue un éxito rotundo para la banda y los que disfrutaron de ella, ver al mismismo werewolf de Satanic Warmaster unirse a ellos para encargarse de las voces también fue un lujazo mientras el creador y hombre único detras de Vargrav se encargaba de la batería.

Por fin algo de miga con los austriacos Belphegor, con un sonido potente y atronador y un salto cualitativo evidente gracias a la incorporación del ex Sinister Ricardo a la guitarra que parece liberar a Helmuth de gran parte del peso rítmico para centrarse en hacer poses, gestos y poner un teatro acorde con la imagen y estética sobre el escenario. Los austriacos siguen con el ciclo de conciertos de Totenritual y esta fecha en Steelfest era la última tras una extensa gira europea y precursora de otra gira larga en estados unidos junto a Dark Funeral e Incantation. Incombustibles y con muchos conciertos a sus espaldas, ejecutaron su baile como alguien que los pasos con memoria muscular a base de la repetición diaria, muchos gestos ensayados que dejaban poco lugar a la improvisación matando un poco la magia del directo. No obstante, y como siempre, el sonido extremo, velocidad y mala leche de Belphegor en directo siempre son francamante buenos.

En el escenario cubierto y con más expectación que en su concierto en el 2017 en el mismo escenario, diría que la mejor promoción que han podido tener ha sido su reciente problema con el boicot de antifa durante su tour en Estados Unidos. Horna, más grandes que nunca tocando ante audiencias cada vez más grande y poniendo su nombre de cabeza de cartel con derecho propio; dio uno concierto algo diferente a lo que les he visto hasta ahora. Spellgoth introducía cada canción con un speech corto que situaba en contexto las canciones y su temática, la muerte, caos, satán etc. Un concierto tocho de black puro a la finlandesa, con la actitud marcial que tanto me gusta, mucho grito anti antifa y algún que otro brazo derecho en alto para un concierto verdaderamente intenso, rudo, violento y de los que marcan diferencia y demuestra porque esta gente es élite.

Cambiando de tornas, desde Nueva York llegaron otros trabajadores absolutos en todos los sentidos. Según leí hace tiempo esta gente se dedica o dedicaba a la construcción y pedía vacaciones del trabajo para hacerse las giras, que de ser cierto es digno de ovación. Hablo de los míticos Immolation que reinaron con derecho propio sobre la primera jornada de Steelfest gracias a su humildad y cercanía unida a simplemente una música genial. El sonido sigue siendo algo incomparable, sonando tan pesados y contundentes como recibir mazazos en la cabeza. Rotundos y con precisión de reloj suizo para hacer un recorrido a los clásicos de su discografía, metiendo desde el principio Father, you’re not a father alternando canciones de su último disco Atonement y metiendo clasicazos de la talla de into everlasting fire. Básicamente fue un set list calcado al que vi en Suecia durante su ultimo concierto de la gira europea para presentar Atonement y tengo la sensación de que es su repertorio estable durante este último ciclo de giras y conciertos desde la salida del disco. No lo digo a modo de queja ojo, sería de una insensatez enorme quejarse de algo relacionado con el directo de Immolation, que es sencillamente de lo mejor que puedes ver si te gusta el metal. Tras cientos de conciertos sigo sin ver a un guitarrista más rápido que Robert Vigna.

La difícil tarea de salir tras Horna y sobre todo Immolation recayó sobre los noruegos Mysticum, trio lisérgico-rave-blackmetalero que está viviendo un inesperado resurgir tras su paso por Roadburn del año pasado. El aliado más inesperado para juntarse con una propuesta tan extrema y llevarlos a una segunda juventud en la que son extrañamente requerridos como cabezas de cartel a lo largo de varios festivales europeos. Una anomalía de la escena noruega con su disco editado en la mítica Full Moon Productions en el 96 y que sentó un poco las bases para todo un subgénero en una época en la que todo el mundo trataba de imitar el mismo sonido salido de las hordas noruegas. Mysticum esa noche en Hyvinkää acerco dos mundos a priori antagónicos, el black metal con un transfondo de rave y tecno hardcore parecido al engendro que vio la luz en Holanda a mediados de los 90, creando una emulsión digna de un tarado mental con un toque muy serio en la cabeza. Obviamente el concierto fue a un volumen exagerado y el machaconeo de las bases mecánicas hacían difícil aguantar ya en pie viéndolos, no en vano el cansancio hacía mella. De esta forma tan atípica volvimos a cerrar el primer día en Steelfest, donde tristemente poca gente se suele quedar hasta el final.



Separator

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2019 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.