Steelfest 2018 (Viernes 18)


Steelfest 2018
  Sitio: Villatehdas, Hyvinkää - Finlandia
  Fecha: Friday 18.05.18
  Fecha de la publicación: Lunes 28.05.18

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Vuelve mayo un año más y para mi esto significa ya la peregrinación obligada al mejor festival finlandes de metal extremo y sin duda, uno de mis favoritos y más potentes a nivel europeo. Quizás lo valore desde una perspectiva totalmente subjetiva al ser un fanático total del black metal finlandes y el hecho de encontrar a casi todas las bandas que son referente en un solo lugar me la pone bien dura.

Pero no solo de la escena finlandesa vive el festival, año tras año completan un cartel muy tocho y potente con grupos punteros o simplemente míticos dentro de la escena y con algún que otro relleno de grupos emergentes para rellenar el cartel. El resultado son dos días y un line up muy compacto en el que pestañear supone perderse algo interesante. Otro de los motivos por los que me gusta tanto este festival es por la actitud tan relajada de su personal incluyendo a los seguratas, entienden que estamos ahí para disfrutar y pasarlo bien y son consecuentes con esto teniendo tremenda mano ancha y estando en las antípodas de los típicos flipados que en cuanto les das una parcela de poder ínfima se les sube a la cabeza y se creen unos putos delta forcé de todo a cien. Relax y cup of coffee in plaza mayor of Hyvinkää.

Bueno, vamos al grano. Segundo año consecutivo que tras viajar en la misma mañana llego tarde tras descargar en el hotel. Esta vez me perdí casi todo el set de un grupo al que le tenía tremendas ganas tras rotar bastante su último disco Kelle Surut Soi (Naturmacht, 2018) y al que he estado bastante enganchado por temporadas. Hablo de los finlandeses Havukruunu y tras ver que tocan a primera hora ya iba más que mentalizado con las altas probabilidades de perdérmelos, pero conseguí llegar a las últimas dos o tres canciones y en las que fueron suficientes para ver como defendían con suficiencia en directo su disco.

El segundo slot del dia fue para un grupo japonés llamado Cohol del que no sabía absolutamente nada pero por lo que vi hubo un buen puñado de gente que se sabía sus canciones y que les siguieron con ahínco. Tras escucharlos en casa ya con más tiempo puedo decir que merecen bastante la pena. Sobre el concierto, pues en la onda de los japoneses y que realmente es indiferente el subgénero de metal que hagan, esta gente se lo flipa y lo vive de una forma superlativa y eso se transmite al público. Aunque ni sepan tocar sus instrumentos o la música sea una mierda (que no es el caso), si ellos lo viven y se lo pasan bien haciendo el ganso hay altas probabilidades que se contagie al público. Poneros su disco que está muy bien.

El tercer show fue para One Master y su USBM. De nuevo otro grupo que desconocía y que me ha gustado bastante más escuchándolos post festival que en el festival in situ. Reconozco que su directo se me hizo un poco cuesta arriba y que estaba más pendiente del reloj para no perderme el siguiente grupo. Los franceses Baise Ma Hache y su black metal descendiente de Peste Noire, misma estética sonora e ideales nacionalistas sobre los que giran la temática de las letras. Obviamente en Finlandia, país donde el metal extremo tiene un componente político de extrema derecha muy marcado, esta propuesta nacionalista goza de mucho seguimiento y éxito. Tal es así que su cantante principal ya estuvo el año pasado haciendo segundas voces en bastantes canciones del concierto de Peste Noire. Sin duda puedo considerar su concierto de un auténtico éxito.

En este punto doy por comenzado el núcleo duro ascendente y orgásmico de metal duro, comenzando la escalada con los finlandeses Archgoat, trio de war metal que si necesitan atención es que te has perdido algo muy bueno hasta ahora. A esta gente la vi durante el Throne Fest de 2016 en Bélgica por primera y última vez y me dejaron con el culo totalmente torcido. Su cantante y bajista salió aquella tarde desde el principio completamente borracho y al final del concierto casi ni se tenía en pie. Obviamente ni tocaba el bajo ni cantaba una mierda y aun así fue de lo mejor que he visto en mi vida. Hoy día parece que el alcoholismo va quedando a un lado del escenario y los shows son lo que debe ser, aunque menos entretenidos eso si. Puro War metal, sin concesiones, machacante y en SteelFest con un sonido perfecto y yo volviendo a recordar lo bien que suenan y quedan en directo los samples de archgoat y sus efectos de campanadas en las canciones.

Tras el trio calavera fines llegaron los eslovacos Malokarpatan, grupo que en disco no me había entrado en ningún momento y que en directo arraso mis prejuicios hacia ellos dándome una cura de humildad a mi y una lección de metal al público. Desde la ignorancia y sin estar muy puesto en su música más allá de un concierto de ellos, me parecieron un cruce de unos motorhead muy thrashers con black metal, con un fantástico trabajo de guitarras que elevaban el nivel a altas cotas. Pura actitud de rock and roll que se suele decir.

Ahora si por fin vi a alguien que llevaba años queriendo ver, werwolf en persona con su Satanic Warmaster. El amigo Lauri tiene montado un equipo muy bueno para llevar al directo todas sus creaciones, y si no me equivoco a juzgar por fotos antiguas que he visto parece que llevan estables unos dos años como minimo. Satanic Warmaster era uno de los dos motivos por el que ir a SteelFest este año, y no es un festival que necesite precisamente de motivos especiales de asistencia. No fui el único con la misma motivación ya que la sala simplemente se abarroto desde los primeros acordes de The Vampiryc Tyrant hasta completar un set de 45 minutos que simplemente se nos quedaron cortos a todos. Podría haber dado por finiquitado el día aquí mismo e irme feliz a casa pero aún quedaba bastante más.

Destroyer 666 salieron entre vitores, aplausos y gritos de muerte a los Estados Unidos asumo que a consecuencia de sus continuos rifi-rafes con cierto medio americano y problemas con antifas varios. En Finlandia hay devoción y nada de paciencia para los intolerantes que dictan e imponen su forma de pensar. Destroyer 666 en directo son tan buenos y entretenidos de ver que le gustaron hasta a mi novia cuando los vimos en Dinamarca a principios del 2016, teniendo en cuenta que es una persona que aborrece el metal pero que se ha tragado incontables conciertos yo lo considero un logro. Ataviados de puro cuero, como en los mejores bares leather de Chueca y siendo una llama viva de una época y estética que no volverá pero que sigue ahí gracias a los die-hards que se resisten a abandonarlo. Solo ese detalle a mi me parece el equivalente a poner los cojones sobre la mesa para decir “aquí estoy yo”. Luego está la música, Destroyer 666 son un rodillo y uno de los mejores directos actuales lleno de testosterona y musculo, no creo que pueda decir mucho más. Impresionante a todos los niveles y sorprendente ver como Warslut cede al guitarrista de Grave Miasma gran parte de los solos de guitarra y momentos para lucirse, siendo su grupo es un buen síntoma de humildad.

Tras ese pequeño holocausto fue el turno de los ucranianos Nokturnal Mortum, quienes llegaron ataviados con unos trajes que recordaban a los salvajes más allá del muro de Juego de Tronos. Una puesta en escena guapísima. Los ucranianos presentaban su último disco Істина del 2017 y que si el traductor no me falla se traduce como verdad. Fue un concierto donde dieron pie a partes muy atmosféricas gracias al uso de los sintetizadores y una oda continua a la naturaleza en esta ultima encarnación de los ucranianos. Me volví a quedar con el culo torcido tras este conciertazo y con la calidad musical del grupo ucraniano, fue de lo más memorable que he visto últimamente y espero que el video les haga justicia.

Llegamos al plato fuerte de la noche, los suecos de moda a los que todo el mundo quiere ver. Watain encendieron el escenario, literalmente. Con su ya usual parte del show que incluye fuego por todas partes para acompañar su a su death/black metal lleno de himnos coreados por el público. Con un set list bastante mezclado no se centraron nada más en su nuevo y flamante Trident Wolf Eclipse ya que cayeron temas de Rabid Death’s Curse o Sworn The Dark entre otros. Diez en canciones en total que a ratos me gustaban mucho y a ratos se me hacían demasiado lineales y predictibles llegando a aburrirme por momentos. También es cierto que el día había sido absurdamente largo y tras todos los conciertos estaba simplemente cansado como para disfrutarlo con plenitud, por eso mismo quiero volver a verles cuanto antes para disfrutar como dios manda.

Para cerrar la noche tuvimos ni más ni menos que al titan de Mortiis haciendo un set de dungeon medieval synth y con el que coincidí en el avión de ida a Helsinki. En Mork Horisont y Visjoner av en eldgammel fremdtid fue su setlist, dos temas de puro ambient medieval que si no conocéis puede que os habrá una puerta al maravilloso submundo del dungeon synth. Y con la actuación del troll cavernario noruego di por finiquitada una jornada en la que me sentí completamente orgulloso de mi fuerza de voluntad al no beber nada más que agua, viaje de vuelta a Helsinki y a buscar el hotel para dormir como un campeón.

Puedes ver la galería completa de fotos del primer día del Steelfest 2018 en Tales from The Frontline.



Separator

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2018 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.