Kill-Town Deathfest 2019 (Viernes 6)


poster kill town death fest 2019
  Sitio: Pumpehuset, Copenague
  Fecha: Friday 06.09.19
  Fecha de la publicación: Wednesday 02.10.19
   Organizador: Killtown Bookings

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Vamos con el segundo día en Pumpehuset, reconvertido en una catacumba donde disfrutamos del Death Metal más podrido y pestilente con representantes venidos de muchas escenas internacionales; a cada cual más potente y trallera. Buen ambiente el vivido, con gente de los grupos estando en las primeras filas viendo al resto de bandas, muy poca actitud de estrellas y estrellados y en general; una buena muestra de la plenitud que vive el underground extremo en este mundo hiperconectado con sobreoferta de absolutamente todo. Hay que separar el grano de la paja, amics; y haciendo eso el equipo de Daniel, Ida, Katrine y resto de gente de Killtown Bookings se han llevado la palma levantando un monumento dedicado al Death Metal. Empezamos el segundo día de buena forma, perdiéndome a unos titanes daneses a los que llevo barruntando desde que desde que descubrí su primera demo a través del sello de la gente de Undergang, Chaotian y su Death Metal ultra cazurro se me escaparon pero es un grupo que deberíais conocer ya mismo. Así que el día comenzó con los finlandeses Ghastly en el escenario pequeño que estaba montado al aire libre y que quizás podría haber tenido más uso más allá de los dos primeros conciertos del día. Un grupo que no conocía pero con mencionar que editan bajo 20 Buck Spin debe ser sello de garantía suficiente y orientaros del estilo de Death Metal que trabajan. El concierto fue inmenso, al aire libre y con muchísimo apoyo por parte del público, no se que más se puede pedir. Comenzamos con la parte indoor y Death Metal bajo la penumbra con los alemanes Drowned a quienes desconocía, siendo aparentemente el único de la sala que no sabia de su existencia. Tras verlos en el backstage y hablar con ellos sobre que luces querían ya estaba algo escéptico al ver que iban vestidos de forma dominical, con camisa y zapatos elegantes.  Estos señores me dieron un buen palo musical de death metal muy elaborado y pesado, al estilo de Necros Christos. No en vano Drowned es el grupo del guitarrista original de Necros Christos y eso os puede orientar con que tipo de oscuridad y riffs enormerrimos nos deleitamos, dejando un listón altisimo desde el primer concierto, algo increíble. La discografía de Drowned es cuanto menos curiosa, desde el 93 al 2013 han sacado un EP y siete demos, para editar su primer, único y ultimo disco en el 2014 Idola Specus bajo el sello Sepulchral Voice Records, disco que es altamente recomendable.

Los encargados de inaugurar el escenario pequeño y una sala que se quedó diminuta fue para los americanos Black Curse, que ni siquiera han sacado su demo aun de forma oficial pero me consta que trajeron algunas copias de cassettes que se me escaparon y no pude comprar. Esta gente simplemente llenó la sala pequeña, sobre todo los miembros del resto de grupos americanos copaban las primeras filas para ver que se habían sacado de la manga la gente de Blood Incantation y Spectral Voice. Con Eli Wendler encargándose de voz y guitarra, enfocan la música de Black Curse de una forma bastante más furiosa que el resto de los grupos donde participa esta gente. Reventó muy rápido la cuerda de su guitarra, que cambiamos a la velocidad de la luz para que volviese al escenario a berrear. Concierto impresionante de un grupo al que tengo que seguir la pista y creo que no dará demasiados conciertos durante su existencia, siendo esta experiencia en Kill-Town Death Fest algo puntual y casi exclusivo.

Los japoneses Transgressor, grupo de Takashi Tanaka de Anatomia, quienes comenzaron sus andanzas en el año 89, sacando su primer y único disco en el 92 y resucitando el grupo de forma esporádica en la década del dos mil. Death Metal japones que sigue manteniendo esa esencia rarita que les caracteriza tanto en su escena, vimos un concierto bastante peculiar donde mezclaban ritmos lentos y pesados doomies con guitarras sombrías, atmósferas difíciles que pasaban a partes más aceleradas que me recordaban a Autopsy.

Tras la experiencia lisérgica del combo japones creo que pocos estábamos preparados para lo que los irlandeses Malthusian tenían preparado. Sabia de ellos tras haber escuchado su demo hace eones pero de verdad que no esperaba un directo tan intenso e impresionante, con una música que sonaba demasiado intensa y una actitud por parte del grupo que daba hasta miedo cuando exigían al de luces que les dejaran a oscuras. Malthusian me dejaron totalmente aturdido tras un volumen e intensidad insana, desorientado tras esa descarga atroz queriendo más y con sabor a poco en la boca donde los 40 minutos de set se antojaban insuficientes. Este grupo tiene que hacer un esfuerzo serio para tocar más a menudo fuera de Irlanda.

El crescendo continuaba con los americanos Ritual Necromancy, auténticos titanes que militan en un sinfín de grupos que son igual de increíbles que lo que ofrecieron esta noche. Death Metal en la línea dura de Incantation, con un sonido monstruoso y cavernario al que es difícil entrar pero una vez cruzas el umbral es fácil sucumbir. Sin darme cuenta Ritual Necromancy me habían engullido en un remolino de oscuridad, riffs ultradensos y solos agónicos. El Death Metal más oscuro que he podido ver en directo este año y añado Disinterred Horror a la lista de mis futuras compras inmediatas.

Tras el Death Metal cavernario y oscuro dimos paso a una versión más rápida y directa con los americanos Mortuous, que convirtieron la sala pequeña en una auténtica jaula de grillos en el que no entraba nadie más. Un concierto muy feroz en el que el público simplemente perdió el control, creando el caos más inimaginable y salvaje que he visto en Europa durante un concierto. Con este panorama venirse arriba era muy fácil y fue lo que les paso a Mortuous, mientras el público respondía ellos seguían ofreciendo tralla.

Otros titanes que están viendo como en tan solo tres años su carrera no solo ha despegado sino que se ha consolidado son Tomb Mold. Tras conocerlos con sus primeras dos demos y el disco que las siguió les perdí la pista o más bien el interés al considerar que 20 buck spin estaba exprimiendo y posiblemente quemando el grupo, pero me doy de bruces con la realidad al ver que a pesar de ser altamente activos en cuanto a lanzamiento son capaces de seguir sonando frescos, interesantes y con ideas a la hora de hacer música digna de merecer atención. Veremos si el futuro les trata igual de bien y pueden mantener el ritmo o necesitaran bajar el pistón. En cuanto al concierto, hubo muchísima expectativa por este grupo, incluido yo mismo. Increíble ver como su batería era capaz de repartir tralla mientras se encargaba de los growls tan profundos sin flaquear a la voz, buena estamina que tiene el muchacho.

Tras los canadienses y encasquetados antes de los cabezas de cartel vimos a los suecos Necrovation con su Death Metal efectivo pero no lo suficientemente atractivo para que el personal se quedase. Fue el concierto que la gente utilizo para descansar del maratón de Death Metal antes del colofón. No obstante los que resistimos tuvimos el bien de disfrutar de buen death sueco con tintes clásicos de su escena pero tirando a algo más oscuro del palo de Necrophobic.

Cerrando la jornada con los americanos Funebrarum con un Daryl Kahan inmenso sobre el escenario y humilde fuera de él. Otro de esos conciertos donde el público pierde el control y el pit se vuelve algo tan insano como para ver tías subiendo en top less sobre el escenario a hacer headbanging. Death Metal contundente y de actitud asilvestrada, de esos grupos que hacen que el publico se convierta en una masa deforme y violenta que arrasaría con todo si el concierto fuese en una sala más pequeña. Tal fue el nivel de locura que pudimos ver tetas sobre el escenario, gracias al alcohol y poco sentido común de algunas personas como para llevar a desnudarse y subir al escenario a hacer headbanging. En fin, el segundo día fue un desborde de adrenalina y metal extremo que ponía muy difícil aguantar otros dos días más.
 



Separator

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2019 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.