Inked in blood 2015


Obituary con Mpire of evil, Dusk Bolt y Rotting Repugnancy
  Sitio: Salamandra 1, Hospitalet
  Fecha: Tuesday 27.01.15
  Fecha de la publicación: Sábado 31.01.15
   Organizador: Eclipse Group Barcelona

  Reseñado por: Manu M.

Comparte este enlace en: Separator

Una vez más teníamos una cita en la sala Salamandra gracias a eclipsegroupbcn y no pensábamos perdérnosla por nada.

Los grupos que iban a tocar esa noche son de aquellos que, a mi entender, deberían verse al menos una vez en la vida antes de “estirar la pata”.

Eran las 18:30 y como he comentado, iniciaron la apertura de puertas en la pequeña sala del Hospitalet para comenzar a calentar motores con Rotting Repugnancy.
Hasta ese mismo día, los de UK habían sido un grupo desconocido para mí y creo que después de redactar esta crónica volverán a serlo.
No sabría deciros a ciencia cierta cuantos años llevo cubriendo bolos pero el cuarteto de Death metaleros me pareció lo más soso que he visto al menos durante los últimos dos años. Entraron, se presentaron, tocaron siete temas en no más de cuarenta minutos al más estilo Luís Rodriguez Moya y después de un arrás un tanto apurado dejaron el entablado para que los que le precedían pudieran realizar su actuación.

En esta ocasión no tuvimos que esperarnos mucho para disfrutar del siguiente grupo. Era el turno de los germanos Dust Bolt.
Siempre me he considerado un seguidor acérrimo del Trash al más estilo Tankard (época del Alien 1989) o Municipal Waste. Rápido, contundente, con melodía y que se te pasa el álbum en un abrir y cerrar de ojos. Pues bien, no sé qué se tomaron los chicos de Dusk Bolt pero sólo me dio tiempo a abrir los ojos. Menuda pasada de concierto. Obviamente no os tengo que recalcar que me lo pasé como un enano.

Si ya me parecía un grupo de alto nivel después de su último disco Awake The Riot (2014) al verlos en directo acabaron de robarme el corazón. Qué digo el corazón… ¡El alma! Siempre he considerado que un músico debe disfrutar tanto grabando como tocando en público sus propias y ajenas composiciones y ver a un cuarteto haciendo el loco por el entarimado, corriendo de aquí para allá como si fuera eso una pista de fórmula 1 y además sonriendo como Heidi cuando corría por el alto valle de Albula no tiene precio. Me pareció una actuación de diez.

Sin acabar de enfriarse la sala se sumaron a la carrera Mpire of Evil por el contrario éstos en vez de llevar un fórmula 1 iban con un Monster.
Al ver los integrantes del grupo algo me pellizcó la memoria, saqué mi Smartphone y tenía toda la razón, mi memoria sigue en perfecto estado (¡vamoooos!) tanto cantante como guitarrista ¡eran ex-Venom! Mientras me auto-felicitaba, algo más ocurrió en la sala. Una horda de personajes de una entrada edad comenzó a aglutinarse por todas partes hasta llenar prácticamente la sala.
El concierto se sucedía con normaliadad hasta que tanto Mantas como Demolition Man decidieron dar un discurso a modo de anuncios entre primera y segunda parte de un partido. Entonces fue EL momento, un momento tremendo de locura extrema.
Tocaron “Black Metal”. Solo diré una cosa… me faltó ver bragas volar al más estilo F-17.

En general el concierto me gustó no tanto por el estilo musical -demasiados guiños a Motörhead,ACCEPT...- sino por el ambiente que supo crear Demolition Man y por el “no fallo ni una nota aunque me estén apuntando con una LWRC SABR 308 (semi-automatico)” por parte de los tres integrantes de éste.

Demolition Man me sorprendió gratamente ya que aparte de parecer Nosferatu (1922) llevaba una caña en el cuerpo que parecía que no tenía fin y por si no fuera poco el tío era un poeta (más bien un cachondo con un flow exquisito). Podéis comprobarlo en el video.

Algo más de una hora después fue el turno de los más que esperados Obituary. Los casi antediluvianos de estados unidos prometieron una única presencia en España y como era de esperar, los presentes estábamos ansiosos por ver qué sorpresas nos habían preparado el quinteto Death Metalero.
Iniciaron con una oscura y presencia verde Goblin que si mas no prometía. Y después de traspasar el meridiano de los cinco minutos John Tardy saltó al escenario cual animal desbocado para comenzar y no parar y recalco no parar hasta casi las dos horas de concierto que brindó la banda. En ninguna de las anteriores actuaciones nadie se atrevió a subir al escenario pero en este caso más de uno lo hizo. Incluso, un alma perdida, intentó robarle ante sus propias narices el micrófono a Jonh, lo que éste no sabía era que la reacción del cantante de “te voy a meter una que no vas a querer dos” fue suficiente para disuadirle de semejante estupidez.

El concierto se sucedió tal y como esperaba. Riffs a velocidades espeluznantes y parones al más estilo Obituary sumados a pogos de dimensiones considerables y la sala prácticamente llena hasta las puertas de entrada de la Salamandra.
Chicos de eclipsegroupbcn esta vez la sala ¡se os quedó chica!



Separator

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2018 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.